Wednesday, June 27, 2007

Alfonsina Storni...

La leyenda de Alfonsina Storni cuenta que, tras varias horas de deambular por Mar del Plata, se instala en una modesta residencial con el borroso designio de suicidarse. Se dice que Alfonsina, estaba cansada y anhelaba la muerte como una liberación. Escribe sus últimos versos en el poema "Voy a dormir", y en una carta dirigida a su único hijo, Alejandro que para este entonces contaba ya con 26 años de edad.

Lentamente, Alfonsina se va camina sobre blanda arena, huye hacia el fondo del mar, un mar que durante mucho tiempo amo y evocó; un mar que la reclamó, y donde Alfonsina escribe poemas plagados de sal.

OH MAR, enorme mar, corazón fiero
De ritmo desigual, corazón malo,
Yo soy más blanda que ese pobre palo
Que se pudre en tus ondas prisionero.
Oh mar, dame tu cólera tremenda,
Yo me pasé la vida perdonando,
Porque entendía, mar, yo me fui dando:"Piedad, piedad para el que más ofenda".Vulgaridad, vulgaridad me acosa.
Ah, me han comprado la ciudad y el hombre.
Hazme tener tu cólera sin nombre:Ya me fatiga esta misión de rosa.¿Ves al vulgar?
Ese vulgar me apena,
Me falta el aire y donde falta quedo,
Quisiera no entender, pero no puedo:Es la vulgaridad que me envenena.
Me empobrecí porque entender abruma,
Me empobrecí porque entender sofoca,
¡Bendecida la fuerza de la roca! Yo tengo el corazón como la espuma.
Mar, yo soñaba ser como tú eres,
Allá en las tardes que la vida mía Bajo las horas cálidas se abría...Ah, yo soñaba ser como tú eres.
Mírame aquí, pequeña, miserable,
Todo dolor me vence, todo sueño;
Mar, dame, dame el inefable empeño
De tornarme soberbia, inalcanzable.
Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza,¡Aire de mar!... ¡Oh tempestad, oh enojo!
Desdichada de mí, soy un abrojo,
Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza.
Y el alma mía es como el mar, es eso,Ah, la ciudad la pudre y equivoca
Pequeña vida que dolor provoca,¡Que pueda libertarme de su peso! Vuele mi empeño, mi esperanza vuele...La vida mía debió ser horrible,
Debió ser una arteria incontenible
Y apenas es cicatriz que siempre duele.


DULCE TORTURA
Polvo de oro en tus manos fue mi melancolía
Sobre tus manos largas desparramé mi vida;
Mis dulzuras quedaron a tus manos prendidas;
Ahora soy un ánfora de perfumes vacía.
Cuánta dulce tortura quietamente sufrida
Cuando, picada el alma de tristeza sombría,
Sabedora de engaños, me pasada los días¡
Besando las dos manos que me ajaban la vida!

4 comments:

Janny said...

uffffffff.........! que poemas! ! ! ! había escuchado la canción de Alfonsina y el mar... aunque no sabía su vida... no puedo negar que me estremeció la historia de su vida y sobre todo que de alguna u otra manera, ya anunciaba en sus poemas su tristeza, depresión, sus ganas de dejar que el mar se llevara su vida...
Mucha gente dice que los que se suicidan son cobardes,débiles... pero yo siento que deben de tener mucha fuerza para atentar contra su vida ....

Muy buena entrada...! Aplausos ! Aplausos

Martha (Mish) said...

Yo coincido contigo prima...tal vez son cobardes por no afrontar los problemas...pero choca con la decisión de quitarse la vida...el sólo pensar que estás a unos segundos de morir, por tu propia mano debe ser terrible..!

Serch said...

Ahora si firmo... jejeje
mmm... no sé porqué cada que
oigo esa canción, me imagino un tipo de escena de película vieja, donde se representa el suicidio de Alfonsina...

Buen poema...
Saludos!

Martha (Mish) said...

JAJAJAJA yo casi similar a ti...me imagino a la mujer que se suicidó en la película de el Aro...aaaaay nanita! saludos! yo también te quiero manto!

eXTReMe Tracker